Caliga

Una de las piezas verdaderamente característica de los legionarios, son las caligae ya que solo un legionario o alguien que lo hubiese sido podría usarlas. Son muy cómodas, aireadas y ligeras, y en caso de hacer frío se ponían unos calcetines llamados udones, de lana o piel de conejo.

Se claveteaban las suelas entre si para unirlas. A veces las 50 tachuelas que solían llevar eran colocadas con dibujos o referencias simbólicas.