Casco Montefortino

Durante la república romana, el montefortino (recibe este nombre por ser la localidad italiana donde se registro el primer hallazgo) se empleó masivamente en las legiones romanas. Originalmente, es una evolución en bronce, que posteriormente se realizó en latón o Hierro. Es afilado y pesado y tiene una moderada protección en la nuca. Habitualmente se adornaba con penachos de pelo de caballo y/o plumas.