Laguncula

Aceitera metálica, en la que el legionario transportaba el aceite de oliva para aliñar su comida, limpiar sus armaduras o lavarse. Comunmente confundida con una cantimplora, al ser de hierro se oxidaría arruinando el agua.