Tribuli

Cada legionario portaba unos 10 tribulii en una bolsita de cuero, para arrojarlos al suelo delante de las líneas en la batalla o a las afueras del campamento durante la noche. Estos ingenios siempre tienen un pincho mirando hacia arriba y puede atravesar limpiamente una suela o un casco de un caballo.