Lorica Segmentata

Aunque es la armadura más conocida, también la menos usada. Es muy famosa por salir en la columna de Trajano, que, sin embargo, es una representación poco realista de cómo se equipaban las legiones romanas durante las guerras Dacias. Es una armadura pesada, incomoda y voluminosa, que ocasionaba al legionario un extra de trabajo de mantenimiento diario, tal como tenía que hacer ya con su galea, limpiándolo, puliéndolo y engrasándolo para preservarlo del óxido. Este modelo es el denominado Kalkriese hallados sus restos en el año 9 d.C. y es el primer vestigio de esta armadura que se conoce. Convivió con la hamata y en el siglo II d.C. empieza a desaparecer de los campos de batalla, manteniéndose tan solo en ciertas guarniciones y en la guardia pretoriana. El nombre que los romanos le daban no nos ha llegado hasta la actualidad y este nombre es medieval.