Tabas y dados de hueso

Si algo le gustaba hacer a un legionario es jugar. En su tiempo de ocio jugaba y apostaba, a los dados, a las tabas, a lo que fuera, por ello no es descabellado pensar que entre sus bienes más preciados se encontraran los útiles de juego.